Temas de Formación

ESTRES Y BURN-OUT EN LOS PROFESIONALES DE LA SALUD Y QUIENES ACOMPAÑAN A LOS ENFERMOS

 Estrés y burn-out en los profesionales de la salud y quienes acompañan a los enfermos

En Chile, se ha mencionado cada día con más propiedad la necesidad de una mejor atención a los enfermos de parte de los profesionales en el ámbito de la salud, por ello, al hablar de “Humanización en la atención al enfermo” y los programas de salud, es menester considerar que la necesidad de humanizar dicha área va en estricto rigor en beneficio del profesional y no solo del enfermo; el profesional se encuentra trabajando de cotidiano con un “alto índice de estrés”, ello lo hace permeable a un sinfín de enfermedades psicológicas, en este caso abordaremos algunas pistas sobre el burn-out, que también afecta a religiosos en general.

Estar en contacto con el mundo del sufrimiento y del dolor causa reacciones tanto en el profesional como en el religioso que acompaña al enfermo, esto repercutirá en su propia salud, en sentido “Holístico”. Fredenberger uno de los grandes expositores de esta temática ha contribuido al estudio del “síndrome del burn-out” en su libro “Lépuisement professionel: la brúlure interne” manifiesta que para él este síndrome se ejemplifica así: Es como cuando se quema un edificio por dentro y por fuera se ve impecable. Así le ocurre a la persona que trabaja con altos índices de estres y no se preocupa por tener una adecuada calidad de vida, sin vida social, sin ejercicio, sin tiempo para sí, incluso con un complejo mesiánico, pensando que va a salvar el mundo. El incendio en su interior, provocado por el desgaste en su trabajo y vida afectiva termina por consumirlo por completo y deja a la persona convertida en un mero cascarón, bien por fuera, pero vacío por dentro, desanimado, sin fuerzas, en un estado apático, es estar al borde, casi sin energías.

El paso del estrés al burno-out

En 1976 la Dra. C. Maslach lo defina así: pérdida de interés por la gente con la que se trabaja y en 1982 amplía esta concepción considerándolo como “síndrome de agotamiento, de despersonalización de reducida relación personal, que puede aparecer en personas que trabajan en contacto con la gente” (Stephanie C., Cristina Malasch: a propósito di burn-syndrome”, en “Boletino de psicología applicata”, 1988)

Este proceso para llegar al burn-out pasa por tres etapas:

1.    Entusiasmo idealista: El trabajador como el ayudador espiritual se siente casi omnipotente, quiere curar a todos los enfermos, el compañero perfecto, profesional ideal, se infravaloran las dificultades.

2.    El conflicto y el estrés: Consecuencias del choque y del contraste contínuo entre sus ideales y los sucesivos fracasos sufridos. Se siente irritable y cada vez más agotado física y psíquicamente.

3.  Finalmente se hace insoportable, se produce un distanciamiento de la realidad en un intento desesperado de  salir de la situación. Es el burn-out propiamente dicho, lo que engloba varios cambios de actitud y comportamiento, en un progresivo desinterés.

Pbro. César Bello R.

Capellán Hggb

 

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463