Santos de La Iglesia

San Alberto Hurtado

S._ALBERTO_HURTADO_1.jpg

San Alberto Hurtado nació en Viña del Mar un 22 de enero de 1901. Su padre Alberto fallece cuatro años más tarde del nacimiento de Alberto. Producto de ello, la madre debió vender la propiedad en la que vivían para poder pagar las deudas familiares, ante lo cual Alberto y su hermano comenzaron a vivir en casas de distintos parientes en Santiago.

Pasado el tiempo Alberto obtiene una beca para estudiar en el colegio san Ignacio de la ciudad de Santiago, perteneciente a la Compañía de Jesús. Comenzó a participar de la Congregación Mariana, actuales CVX, donde se inició el acercamiento con los más pobres.

Continúa su vida y manifiesta el deseo de ingresar a la Compañía de Jesús, sin embargo, por motivo de la precaria situación económica de su madre se le pide que postergue, le ayude e ingrese en un tiempo más. El joven Alberto comienza así sus estudios universitarios para obtener la licenciatura en leyes en la Pontificia Universidad Católica, estudiando y destacándose académicamente por sobre sus compañeros, pero también guardando un testimonio vivo de amor a Cristo, expresado en el amor a los hermanos, en especial los más pobres, a quienes nunca dejo de acompañar en sus momentos libres.

Alberto finaliza sus estudios y se gradúa en agosto de 1923, mismo mes en el que ingresa al noviciado de la compañía. Es enviado a Chillan, luego a Córdova y luego a España, donde producto de la expulsión de los jesuitas del país debió trasladarse a Lovaina, lugar donde finalizó sus estudios de Teología y fue ordenado sacerdote en 1933. Continúa estudiando y dos años después obtiene el doctorado en pedagogía y psicología para así retornar a Chile en 1936.

Al retorno a Chile se dedicó a dictar clases en la Universidad Católica, en el Seminario Pontificio de Santiago y en el colegio san Ignacio. Se convirtió en director espiritual de muchos jóvenes, siendo para muchos de ellos un acompañante fundamental en el proceso vocacional. Fue llamado constantemente a predicar retiros y a guiar los ejercicios espirituales a distintos grupos.

En 1944 comienza a inquietarle la inquietud de tantas personas en situación de calle a las cuales nadie prestaba ayuda. Es así como movido por una profunda caridad cristiana comienza a trabajar organizando y recolectando los medios, a través de una serie de benefactores, para comenzar un proyecto que perduraría hasta nuestros días, un proyecto que buscaba prestar una mano a tantas personas en situación de calle, entregarles aunque sea un pequeño descanso durante sus días, darles un "hogar". De esta manera Alberto Hurtado crea el "Hogar de Cristo".

Sin embargo, su compromiso social no se detuvo ahí. En 1947, movido por los valores e implicancias directas que promueve la Doctrina Social de la Iglesia, creó la Asociación Sindical Chilena (ASICH), para promover la justicia hacia los trabajadores chilenos.

La obra de Alberto Hurtado no se agotó solo en la acción social, sino que se expandió a otras áreas, en este punto que se destacan la serie de obras que escribió respecto a diversos temas, entre las que encontramos: "¿Es Chile un país católico?", "Sindicalismo, Humanismo social y Orden Social Cristiano en los Documentos de la Jerarquía Católica". Fundó la famosa revista "mensaje" de la compañía de Jesús para difundir a todos el mensaje de la Doctrina Social de la Iglesia.

Es alcanzado por un cáncer de páncreas que lo lleva a padecer de fuertes dolores, pese a ello se le escuchaba repetir una y otra vez su famosa frase "contento Señor contento". Muere finalmente un 18 de agosto de 1952.

San Alberto Hurtado fue canonizado el 23 de octubre de 2005 en la plaza de san Pedro en Roma junto con otros cuatro beatos. Convirtiéndose así en el primer santo chileno varón canonizado por la Iglesia y el segundo canonizado en el país después de santa Teresa de los Andes. 

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463