Santos de La Iglesia

San Benito

S._BENITO_2.jpg

 

Si se escribiese un libro acerca de la historia del monacato, sin lugar a dudas que Benito de Nursia debiese ocupar un lugar privilegiado entre sus páginas.

Gran parte de la vida de este monje se le conoce gracias a la obra de san Gregorio Magno quien conoció de su vida por medio de los discípulos de Benito.

San Benito nació hacia el 480 d.C en Nursia, región de Umbría, Italia. Provenía de una rica Familia de allí. Tenía una hermana de nombre Escolástica que fue consagrada desde pequeña y que también siguió el estilo de vida de su hermano, fundando la orden de las monjas benedictinas, siendo así, más tarde, canonizada al igual que su hermano. Benito realiza su vida de forma normal hasta que, siendo un joven estudiante de retórica y filosofía en Roma e impulsado por el anhelo de entregar su vida por completo al Señor, mediante la oración, decide cambiar de estilo su vida haciéndose monje.

En la ciudad de Enfide, actual Affile en Italia, se estableció primeramente, allí se dedicó al estudio y a la práctica de una vida ascética. Sin embargo, como cuenta la historia, luego de un milagro en el cual restauró milagrosamente un artefacto de barro que su nodriza había roto, comenzó a perder la oportunidad de llevar una vida solitaria de oración, más aún porque se encontraba en la ciudad, lo que hacía que su fama fuese en subida mientras que la soledad para mantener una vida de oración se desvanecía de a poco.

Producto de ello decide retirarse a una cueva de la región de Subiaco y así vivir como un ermitaño. Al paso de tres años en Subiaco, se va a vivir con unos monjes de Vicovaro, donde pasa poco tiempo, ya que luego de ser electo abad, lo intentaron envenenar a causa de la estricta forma de vida que quería lograr en los monjes, sin embargo, se cuenta que cuando le acercaron la copa con vino envenenado, este hizo una señal de la cruz sobre la copa y esta se quebró al instante, salvándose así de morir. Dado lo anterior es que el mismo día retorna a Subiaco.

Estando nuevamente en Subiaco comenzaron a llegar hombres de todos los lugares atraídos por la forma de vida del santo, sacerdotes, monjes y laicos se congregaban en torno a él buscando su ejemplo de vida. San Benito comienza a generar aquí un lugar donde poder unificar la vida monacal de la época, creando así el primer monasterio benedictino, donde los monjes vivían en casas separadas, dentro de un territorio, orando y trabajando. Sin embargo, su fama de santidad provocó la envidia de Florencio, un sacerdote del lugar quien al igual que los monjes de Vivovaro lo intentó envenenar, esta vez con un pastel, el que milagrosamente se lo llevó un cuervo, salvándose nuevamente de la muerte. Dado este ultimo evento es que decide trasladarse a la que será su casa definitiva, Montecasino.

Llegado a Montecasino comienza a predicar a los habitantes del lugar, realiza múltiples sanaciones y milagros de todo tipo de modo que la gente del lugar comenzó a convertirse del paganismo profesado. Es  aquí donde ya se explicita su ideal de monje, ya que es donde construye por primera vez un edificio común que albergase a todos los monjes, pero bajo las mismas otras condiciones que en Subiaco. Es aquí donde comienza a  escribir su famosa regla, una serie de lineamientos que irían a regir la vida entera de sus monjes, pero que dada la agudeza y densidad de la misma fue tomada por una gran cantidad de órdenes religiosas monacales que le sucedieron, incluyendo la de su hermana Escolástica.

Su vida es un ejemplo de radicalidad evangélica, los milagros obrados por él a lo largo de su vida lo atestiguan. Tenía una vida de profunda oración acompañada del trabajo diario. Su testimonio de vida ha sido tan importante en el monacato que se le ha llegado a catalogar como padre del monacato occidental y uno de los patrones de Europa.

Sus últimos días no fueron una excepción, en la santidad de su vida, al punto que llegó a anunciar su muerte seis días antes de ella. Muriendo finalmente en marzo del 543 d.C. rodeado de sus discípulos y en un clima de total oración. 

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463