Santos de La Iglesia

San Camilo de Lelis

San_Camilo.jpg

San Camilo nace en 1550 en Bucchianico, Italia. Siendo hijo de Camila de Compelis una sexagenaria al momento del parto y de Juan de Lelis, un militar al servicio de España, decide unirse al ejército veneciano para luchar contra los Turcos. Sin embargo, su carrera militar se vio truncada por una llaga que le apareció en el pié, de forma que tuvo que ser hospitalizado en el hospital de Santiago en Roma donde permaneció por un tiempo. Arruinado por la forma libertina de vida que comenzó a llevar luego de salir del ejército, marcada por una fuerte atracción hacia el juego (apuestas), lo pierde todo de manera que queda completamente arruinado.

Sumado a lo anterior, la muerte, primero de su madre y luego, ya estando en la guerra, de su padre le marcó profundamente, al punto que decide entrar en un convento franciscano, donde residía un tío suyo, quien le señala que esa no es su vocación de manera que abandona el convento. Sin embargo, este periodo fue importantísimo en la vida de Camilo, ya que estando aquí en la labor que le correspondía que era trabajar en la como obrero y mensajero del convento, comenzó a escuchar las predicas con las cuales ayudado por la gracia divina logró la conversión a sus 25 años.

La llaga que poseía en el pie le impidió continuar en el convento de modo que debe abandonarlo. De esta forma retorna al hospital Santiago de Roma pero ahora como enfermero. Movido por la caridad demostró una predilección por los enfermos, expresado en el cariño, respeto y cuidado de los mismos, enfatizado más aún por la época en la que los funcionarios de hospital presentaban más bien un carácter frio y distante por los enfermos. Más tarde llega a ser nombrado superintendente del hospital.

Movido por el amor a Dios y a los enfermos creó un cuerpo de hombres piadosos y generosos que suplieran la labor que mercenarios de la época realizaban sobre los enfermos, ello dado el mal trato que estos daban a los pacientes, las pocas condiciones de higiene y la falta de ayuda espiritual desinteresada hacia los enfermos. El 8 de diciembre de 1591, conformó así su congregación religiosa; "la Comunidad de los Siervos de los Enfermos" que más tarde pasaría a ser denominada como "Orden de Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos".

La labor suya y de sus hermanos de congregación fue tremenda. Acompañaron desde 1595 a los soldados en la guerra asistiéndolos física y espiritualmente. Los siervos de los enfermos socorrieron, en 1588, a unos tripulantes de un barco con personas apestadas a las que se les prohibió la entrada en Nápoles, de manera que se contagiaron y murieron, prestando sus servicios donde nadie más los prestaría.   

San Camilo muere un 14 de Julio de 1614 a la edad de 64 años, luego de una vida de entrega por los más postergados. La orden fundada por él continúa hasta nuestros días y es posible encontrarla también en nuestro país, sin embargo, hoy en día se les conoce como Padres Camilos o Camilianos y continúan realizando la labor que su fundador les mandó, según la regla de atender a los prisioneros, a los enfermos infecciosos y a los enfermos graves de las casas particulares, todo ello desde la caridad que brota del encuentro con Cristo.

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463