Santos de La Iglesia

San Ignacio de Antioquía

IGNACIO_1.jpg

Ignacio fue el tercer obispo de Antioquía (actualmente dentro de Turquía) luego de Evodio y del mismo san Pedro. Vivió desde mediados del siglo I hasta el 107 año en que fue martirizado. A san Ignacio se le conoce como "Padre de la Iglesia", específicamente como "Padre Apostólico", pero ¿qué significa este título?

"Padre de la Iglesia" es el nombre que se reserva a los autores que cumplen con cuatro características. Primeramente una recta doctrina católica. En segundo lugar deben manifestar una vida santa. Deben contar con aprobación o reconocimiento de la Iglesia Católica. Finalmente, se concede dicho título a las personas que cuenten con las notas anteriores  pero que además tengan la antigüedad necesaria. En definitiva, san Ignacio cumple cabalmente con estas características, pero además es considerado un "Padre Apostólico". Dicho título se concede a "aquellos autores cristianos del siglo I o principios del siglo II que verdadera o supuestamente, estuvieron en relación con los Apóstoles".

De los detalles de la vida de san Ignacio se conoce poco, lo que más se conoce de él es acerca de su ministerio como obispo y especialmente de su martirio ya que quedó registrado en las "actas de los mártires".

San Ignacio fue condenado por órdenes del emperador Trajano, quien si bien en los inicios no se mostró en una actitud negativa ante los cristianos, en una segunda etapa inició su persecución. De esta manera es como dada su posición de obispo en la iglesia de Antioquía habría de ser condenado a muerte al igual que tantos otros cristianos.

Sin embargo, la muerte de Ignacio no fue en Antioquía sino en Roma, donde debió ser trasladado por guardias a los que llamaba los "diez leopardos". Este viaje contrario a lo propuesto por Trajano, no acalló la voz de los cristianos, sino que la incrementó, revitalizando la fe de los cristianos que veían el paso de este futuro mártir. La santidad de Ignacio logró gran fama, a tal punto que los cristianos se aglutinaban en las ciudades a las que llegaba para verle y ser bendecidos por él.

Su viaje puede de dividirse en tres partes. La primera hasta llegar a Esmirna, la segunda hasta llegar a Troade y la tercera hasta llegar a Roma. La actividad literaria del santo duró hasta la segunda etapa, en donde condensa lo que ha sido su vida espiritual al igual que su anhelo de unirse  definitivamente a Cristo mediante cartas enviadas a distintas comunidades y al obispo Policarpo (discípulo de san Juan). Su anhelo de unirse a Cristo era tan grande que negó toda oportunidad para librarse del martirio. Finalmente llega a Roma en fechas en que se celebraban los "juegos", es enviado al anfiteatro flaviano donde le fueron liberadas las bestias que lo atacaron, mataron y devoraron.

Los elementos más importantes del legado ignaciano se encuentran en sus cartas, lugar donde hace público por primera vez el carácter de la Iglesia como "católica". Además de ello, realizó grandes aportes sobre el conocimiento de los misterios divinos en temas como la Eucaristía, la virginidad de María, la doble naturaleza de Cristo, el matrimonio, entre otros.

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463