Santos de La Iglesia

San Luis Gonzaga

S._LUIS_GONZAGA_1.jpg

Tiempo atrás hemos publicado la noticia de la celebración de la fiesta patronal del Seminario, pero ¿a qué se debe ello? El 21 de Junio la Iglesia recuerda a san Luis Gonzaga, santo jesuita que con su corta vida logró dar testimonio vivo de amor a Jesucristo y a la santísima Virgen María, siendo ejemplo de fidelidad y entrega a Dios. Por tanto, en las siguientes líneas trataremos de conocer un poco más acerca de la figura de este gran santo y patrono de nuestro seminario.

San Luis nación en  Castiglione, Italia, un 9 de marzo de 1568, en el seno de una familia marcada por el orgullo de su padre Ferrante; y la piedad de su madre Marta. El nacimiento de Luis fue tan delicado como complicado, al punto que debió ser bautizado el vientre materno antes de terminar de nacer.

Creció como todo niño de su época, siendo en este punto fundamental la labor de su madre Marta, quien lo educó en la fe y le enseñó a rezar. Luego de que su padre se ausentara por tres años yéndose de campaña con Juan de Austria, el pequeño Luis adquirió un espíritu reflexivo y una dedicación excepcional por el estudio. Se volvió un niño más serio, así como también piadoso, elementos que en el común de los niños de su edad (ocho años) no se daban aun. Todo ello confluyo en que su padre creyese que su hijo habría de dedicarse de una u otra forma a gobernar.

Luis se traslada a Florencia donde, a causa de una pequeña corte que establece allí la familia Gonzaga, comienza a frecuentar con la aristocracia florentina, sin embargo, de a poco comienza a mostrar rechazo por ello, en especial por la opulencia en la ésta vivía.

Luis comienza a mostrar signos claros de una vida espiritual cada vez más profunda, comienza a rezar por su propia cuenta el oficio, reza a diario siempre de rodillas y sin el cojincillo típico de la época. Toma por director espiritual y confesor al padre Francisco de la Torre, jesuita con el que comenzará su acercamiento a la compañía. Este mismo director espiritual le regala el libro "Misterios del Rosario" a partir del cual, movido por su amor a Jesús y a la Santísima Virgen, decide seguir el camino de pureza de esta última y hace un voto de virginidad perpetua.

Visitando las parroquias de su diócesis, el obispo se encuentra con san Luis, e impresionado por la madurez de su fe, su sabiduría e inocencia, raras de encontrar en adolescentes de su edad (doce años) decide entregarle él mismo la primera comunión. Este obispo sería el mismo san Carlos Borromeo.

Posteriormente tomó, movido por su absoluto amor a Cristo, la decisión de ingresar a la compañía de Jesús. Es aquí donde se ve enfrentado a la negativa de su padre, quien habiendo tenido el ideal de tener un hijo soldado, igual que él; tendría que conformarse con uno sacerdote. Pasa así un tiempo hasta que al fin su padre accede a permitir que entrase a la compañía, se va a Roma y comienza su preparación como jesuita. Se destaca ya desde novicio, ganándose el reconocimiento de sus superiores y compañeros quienes ven en él un ejemplo de piedad y humildad.

 Siendo seminarista se destaca un hecho notable enmarcado al final de su vida. Habiendo llegado, en 1591, la peste a Roma, el joven Luis Gonzaga se dispuso a llevar consuelo y ayudar a los enfermos en el hospital de la Consolación dedicándose por completo a esta labor. La ciudad era un caos, la peste se extendía y los hospitales estaban llenos, a todo esto se sumaba el hecho de que ese año se produjo un traslado masivo de gente desde los campos hacia la ciudad, fruto de las malas cosechas y de la carestía que ello conllevó. En cierta ocasión cuando Luis se dirigía al hospital a ayudar a sus enfermos, se encontró, tirado en la calle, a un enfermo atacado por la peste, el santo no lo dudó, lo cargó sobre sus hombros y lo trasladó el mismo al hospital. Sin embargo dicha obra de misericordia produjo que él mismo fuese contagiado. La primera semana fue una constante lucha entre la muerte y la vida, luego se estabiliza y se comienza a apagar lentamente en el transcurso de tres meses. Recibe la bendición apostólica del papa el 20 de junio por la tarde. Comienza así a despedirse de sus superiores y compañeros para expirar serenamente la madrugada del día siguiente a la edad de 23 años.

San Luis Gonzaga fue canonizado en 1726 y fue declarado patrono de la juventud y de los enfermos de sida.

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463