Seminaristas

Testimonio vocacional del seminarista Felipe Aguayo

Hola amigos y amigas que vistan la pagina web de nuestro seminario.

 


Me llamo Felipe Aguayo, tengo 31 años y vengo de la Parroquia Natividad de María de Concepción, específicamente de una capilla que se llama Jesús Resucitado en el sector parroquial de Villa Nonguén. Soy el mayor de dos hermanos. Con mi hermana Maritza, somos hijos de Juan y Betzabe, ellos desde pequeños nos entregaron la fe en los sacramentos, llevándonos a misa los domingos, aunque a pesar de vivir frente a la capilla, llegábamos casi todos los domingos un tanto atrasados a la misa.

 Los sacramentos de iniciación a la vida cristiana los fui realizando al año y una semana de vida en el bautismo y luego la iniciación a la vida eucarística, que "antes" le llamaban catequesis familiar la comencé al alrededor de los 11 años en mi comunidad.

 Recuerdo participar con mucho entusiasmo junto a mis amigos y compañeros de preparación a los sacramentos en ese entonces, también en noviembre al mes de maría, pronto a iniciarse las vacaciones de verano. La educación la realicé en un colegio científico-humanista que se llama República del Brasil y hasta el día de hoy agradezco infinitamente la calidad de profesores y personal humano del establecimiento. Para la enseñanza media recuerdo que mis compañeros de colegio me invitaban a sus casas el fin de semana o salir pero yo prefería quedarme compartiendo con mis primos y amigos de la casa y una vez iniciando la preparación a la confirmación me fue llamando poco a poco la atención todo lo que se hiba realizando domingo a domingo en mi comunidad. Recuerdo que mis catequistas fueron muy pacientes conmigo sobre todo la Tía Maggy y Mauricio Soto junto al Padre Germán Hermosilla, fueron muy importantes ya que muchas charlas me invitaban a dar un paso mas adelante en mi respuesta al Señor, pero sentía que en mi casa no estábamos preparados, y yo maduro para poder conversar acerca de una vida con vocación a la vida sacerdotal. 

 En el momento de la confirmación el obispo de ese entonces Mons. Antonio Moreno me preguntó en un retiro si había pensado alguna vez ser sacerdote, pero no tuve la valentía suficiente en ese de responder a esa pregunta, era justo el tiempo del egreso del Colegio y mis padres me recomendaron estudiar una carrera en la Universidad. Rendí la penúltima PAA e ingresé a una carrera que no me fue muy bien, a lo que mis papás me dijeron un tanto molestos que para forjar mi futuro profesional tenía que dejar de realizar las actividades en la parroquia. Con mucha tristeza, por que lo pasaba muy bien, deje las actividades en ese entonces de la Pastoral Juvenil, me preparé el resto del año y luego rendí la ultima PAA, e ingresé a una carrera de Educación, fueron momentos muy hermosos de los que guardo recuerdo de los que viví en la Universidad, compartí con muchos compañeros y profesores, hice amigos que aún conservo, algunos de ellos aún converso con ellos y también una de mis mejores amigas en la universidad no está físicamente con nosotros y a la cual le debo mucho junto a su familia.
 
En mis tiempos de Universidad poco a poco fui organizando los tiempos y me di cuenta de que lunes a viernes podía muy bien rendir en la universidad y el fin de semana dedicarlo a las actividades de la Parroquia, en ese entonces en la Parroquia estaba el padre José Luis Roldán que me hiba invitando a comprometerme mas con mi parroquia, y cerca ya del momento de egresar de la Universidad el padre Boris Santana me invitó a ir a las jornadas vocacionales de la arquidiócesis un fin de semana al mes, cada mes que participé fue una aventura distinta, cada mes veía y compartía con caras nuevas esta vida que se presenta, una vez terminado el año, egresé de la universidad y postulé al seminario y con el favor de Dios quedé y en marzo del año siguiente me "vine" al seminario, del cual han pasado ya seis años de formación y les puedo decir que ha sido muy rápido el proceso, recibí la admisión a las sagradas ordenes del diaconado y presbiterado hace muy poquito, el día 11 de julio, y muy en verdad les digo que si tienen en su interior dudas vocacionales hacia la vida sacerdotal o religiosa, no se preocupen, el Señor se las arregla de la manera mas sutil para ir acomodando eventos y circunstancias para poder seguirle...
 
Les pido un favor, antes de que cierren esta ventanita donde actualmente están leyendo, recen un Padre Nuestro y un ave María para que mas jóvenes, se atrevan y dispongan a decirle que sí al Señor, porque les aseguro que el no les quitará nada, sino mas bien les entregará todo.

 

 

Saludos,
atentamente en Cristo y María 
Felipe 

 

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463