Sacerdotes

Testimonio Vocacional Ms. Felipe Bacarreza

FELIPE_BACARREZA.jpg

Obispo de la diócesis Santa María de Los Ángeles

"Sub Tuum Praesidium" ("Bajo Tu Amparo") 

El mes de Septiembre, hemos tenido la alegría de unirnos en la oración con nuestros hermanos de la diócesis Santa María de los Ángeles. Lo anterior, con el fin de dar gracias a Dios por un año más de vida episcopal de su obispo, monseñor Felipe Bacarreza, quien el 8 de septiembre del presente año, cumplió 25 de ordenación episcopal.

Con el fin de dar testimonio de su vocación y de poder reconocer que Dios no llama a hombres extraordinarios, sino a indignos servidores suyos para la noble tarea de servirle a Él y a los hermanos, mediante el sacerdocio, es que presentamos a continuación una breve entrevista acerca de su vocación, del camino que Dios ha realizado con este sucesor de los apóstoles.

Monseñor Pedro Felipe Bacarreza Rodríguez nace un 10 de junio de 1948 en Santiago de Chile. Actualmente es el obispo titular de la diócesis Santa María de los Ángeles, a la cual llegó el 2006.

1. Monseñor, nos gustaría conocer un poco más acerca de usted en la actualidad ¿qué nos puede contar acerca del ejercicio de su ministerio episcopal hoy en día?

Yo estoy en Los Ángeles hace diez años y un poco más, porque llegué el doce de marzo de 2006, esa es la fecha de mi toma de posesión, y en este tiempo me he dedicado a anunciar el evangelio de la manera de la manera más eficaz que se pueda y así como también a la pastoral de la palabra de Dios, dado que parte importante de mi ministerio es hacer clases. Escribo desde hace ya 25 años el comentario al evangelio que se publica muchos medios diarios y también en medios digitales en todo el mundo, dado que lo envió a mucha gente.

Me he encargado de promover en la diócesis la adoración del Santísimo Sacramento, porque una de mis prioridades pastorales es fomentar la vida de oración de la gente, que la gente tenga más consciente a Dios en sus vidas. De hecho allá abrimos la primera capilla de adoración al Santísimo sostenida por laicos que empezó en Chile y se inauguró el doce de setiembre del 2009. No es la primera adoración perpetua, pero es la primera capilla dedicada a eso, a la adoración al Santísimo diurna por parte de laicos. Después se han inaugurado en la diócesis otras tres capillas más, tenemos en total cuatro, que se dedican durante todo el día a adorar al santísimo sacramento, además, se han creado las cofradías del Santísimo Sacramento, que es como un movimiento en la diócesis para mantener la adoración al Santísimo.

En mi ministerio está muy presente la promoción vocacional, yo voy personalmente a las jornadas vocacionales que se realizan el tercer fin de semana del mes. Estoy con los jóvenes siempre el sábado en la mañana, y a pesar de haber tanto que hacer, dedico ese tiempo a eso porque considero que ahí está el futuro de la evangelización. Si no hay ministros ordenados, si no hay jóvenes que reciban el sacramento del orden, la misión de Cristo no se puede prolongar, como lo dice el catecismo; el sacramento del orden es el sacramento por medio del cual se prolonga la misión salvadora de Jesucristo en el mundo. Sin embargo, el sacramento lo reciben muy pocos en este momento. Los otros sacramentos el bautismo, confirmación, Eucaristía, penitencia, matrimonio y unción de los enfermos los reciben muchos fieles, pero el orden lo recibe uno solo al año y eso a veces, dado que hay años en que no lo recibe ninguno. Eso es grave, porque que ese sacramento lo reciban pocos fieles indica que la misión de Jesucristo se está debilitando y entonces hay que insistir mucho en eso.

He insistido también mucho, en concordancia con todo a la iglesia, en la misa dominical, que es un precepto esencial en la vida de un cristiano que participe de la Eucaristía todos los domingos y en me preocupa mucho que los que participan son pocos.

También he insistido mucho en los temas que tienen que ver con la vida humana. En el respeto al carácter y inviolable de la vida humana desde la concepción, particularmente en este tiempo en Chile en que este tema se está discutiendo. En mi ministerio ello está como una prioridad pastoral, que la gente comprenda que la vida humana es creación de Dios y uno tiene que respetarla como una cosa sagrada, porque es lo más sagrado que existe en la la vida del ser humano, si eso se pierde trae consigo abusos de todo tipo (…)

 2. ¿Cómo surge su vocación?

Por gracia de Dios, procedo de una familia que siempre fue muy cristiana, mis Padres nunca en la vida faltaron a misa un domingo. Pero yo también, por gracia de Dios, desde el colegio me acuerdo que ya participaba en la misa todos los días, no sólo el domingo, sino diariamente.

Siempre fui acolito, por eso también promuevo muchos a los acólitos. Recuerdo largas celebraciones en que uno estaba y se aburría, pero después, mirando eso hacia atrás, uno dice: esto tiene mucho fruto y aburrirse tampoco es malo, lo que es muy importante eso sí es perseverar.

Después ya cuando terminé el colegio, estudié en el San George en Santiago, aún no estaba madura la vocación y entré a estudiar ingeniería y me recibí de ingeniero. Ya cuando terminé la carrera, me gustaba mucho la ingeniería y además me iba bien, pero ya sentía que no podía dedicar todo mi tiempo a eso. De hecho ya estaba dedicando la mayoría de mi tiempo a los grupos parroquiales. Ahí fue cuando dije que si esto es lo que me llena, es lo que me hace más feliz, voy a dedicar toda mi vida a esto. Influye mucho para ello la vida de oración, el anhelo de poder estar más con Cristo, de tener con él una relación como la que tiene un ministro ordenado, que es una relación única no sólo porque prolonga su misión, como he dicho, sino porque el sacerdote tiene un sacramento que lo configura con Cristo, el sacramento del orden.

 Agradezco a Dios porque no he tenido nunca, no es mérito mío ni nada, ninguna vacilación ni duda en absoluto, en todos los años que llevo desde que entré al seminario hasta el día de hoy. Reconozco que hay personas que tienen dudas y la duda no es una falta, es una prueba, como una enfermedad, pero Dios ha querido que no las tenga, así que yo le agradezco mucho por eso.

 3. Finalmente ¿qué mensaje le daría a los jóvenes de hoy, especialmente a aquellos que de una u otra forma se cuestionan su vocación, jóvenes que aun se encuentran en búsqueda, especialmente, aquellos que tienen pensado seguir una vida consagrada al Señor, en el sacerdocio o la vida religiosa?

Yo creo que lo primero es iniciar una vida de oración más profunda, que se hagan un horario de oración y que oren todos los días, por lo menos media hora. Que participen en la misa dominical, quien no participa en ella es imposible que pueda dar un paso en este sentido y ojalá que sea la misa diaria. Que hablen con un sacerdote y que les expongan su situación, qué es lo que están viviendo.

Finalmente otra cosa que es muy importante es incorporarse a algún grupo o a una comunidad de la Iglesia, de su parroquia, porque Jesucristo quiso salvar a los hombres en comunidad y es ahí donde comunica él su verdadera llamada. En la experiencia que yo tengo, en los años que llevo trabajando en el ámbito vocacional, que son hartos porque además trabajé en Roma sobre estos temas y me llegaban experiencias de todo el mundo. Trabajando en Roma, no sólo se ve la experiencia de la propia diócesis, sino que se ve la de todo el mundo, lo que está pasando. Ciertamente, la experiencia que uno ve es que hay jóvenes que uno que dan el paso al sacerdocio y que ha sido un poco improvisado, un poco abruptamente, sin haber tenido una raigambre en algún grupo parroquial y después muchas veces no cuaja esa vocación. Por eso es que es muy importante, por ejemplo, si el joven está en el colegio, que entre a un grupo de acólitos y que esté cerca del altar durante las celebraciones, eso despeja mucho el tema de la vocación, aclara mucho. Y si es un joven universitario que entre a algún grupo parroquial, puede ser de lectores o simplemente grupos de oración. Por dar un ejemplo, un joven que en la diócesis Santa María de los Ángeles tiene esta inquietud, podría decir yo voy entrar en la Cofradía del Santísimo Sacramento y voy a tomar un turno de oración, esa cofradía ya es una comunidad eclesial que se reúne, que tiene contorno y una propia identidad, hay otros grupos poner esto es sólo por poner un ejemplo.

Facebook

O'higgins 1487 Chiguayante, Concepción - CHILE / Fono: +56 041-2361463